35° 59' 50 N | 26° 26' 8 E

otoño de 2011

isla de espejismos

 
Acceso al mapa interactivo

búsqueda

Newsletter

Email

 

Diario de Nueva York

Fernando Bellver

Tras la realización del Diario de Tokio en 2009, Fernando Bellver ha regresado a Nueva York para recrear una ciudad imaginaria y tangible, inmediata y esquiva. Entre el 20 de noviembre y el 3 de diciembre de 2011, recorrió acompañado de su séquito amistoso habitual ese escenario de películas y novelas, transitando entre las vidas cotidianas de la megápolis norteamericana.

Durante dos semanas, Fernando Bellver llevó un cuaderno de viaje cuyas páginas se fueron ofreciendo on line durante su estancia y que puede hojearse aquí:

 

Si está accediendo desde un I Pad, un teléfono o un navegador que no soporte flash, consulte la versión para dispositivos móviles.

Este fresco de la ciudad de Nueva York supuso el punto de partida para una serie de nuevos grabados que Fernando Bellver dibujó sobre planchas de zinc y que ha estampado en octubre de 2012 el Taller Base 9 de Madrid. La edición, limitada únicamente a 90 ejemplares, consta de una carpeta con 13 aguafuertes distintos y un texto de Elvira Lindo. Ha sido producida por Photosai y se puede contemplar y adquirir en su galería online:

 

Estos grabados, junto con el cuaderno original del viaje y otras obras que el artista madrileño ha realizado sobre la ciudad de Nueva York, se expondrán en la sala del Instituto Cervantes de Nueva York entre los meses de julio y septiembre de 2013, con la colaboración de la Embajada de España en Estados Unidos. La exposición incluirá también documentación sobre el proceso de dibujo, grabado sobre las planchas, baño en ácido, entintado, estampación e iluminación de los grabados. Algunos de los dibujos iniciales pueden verse ya aquí:

 

La página web, que irá dando cuenta a lo largo de las próximas semanas con imágenes y vídeos de ese proceso creativo, incluirá también un mapa de la ciudad con fotografías, escenas rodadas y comentarios, tanto de las vivencias del viaje como de la memoria de los lugares recorridos en Nueva York.

Ya se pueden ver las ubicaciones de las páginas del diario, junto con las fotografías de Carles Gené y Pep Tortella aquí:

 

Para recibir un aviso cada vez que se modifique el contenido de la página, puede suscribirse aquí:

Email

 


 

Fernando Bellver (Premio Nacional de Arte Gráfico 2008) pasó una temporada de su juventud en Nueva York, viviendo en el West Village y frecuentando a José Guerrero. Posteriormente, aunque ha regresado a la ciudad en numerosas ocasiones, Nueva York no ha sido tratada en su obra con excesiva frecuencia, si excluimos su exposición Ciudades (2008) y los óleos de sus series Hoteles e Interiores. Esta es la primera ocasión que Bellver aborda la figuración de la ciudad norteamericana como un paisaje incoherente de imágenes recordadas y espacios por explorar, y lo hace en colaboración de Alfredo Mateos Paramio, quien fue Jefe de Actividades Culturales del Instituto Cervantes de Nueva York entre 2003 y 2005, y llevó a cabo durante su vida como neoyorquino ("it's easy to become a Newyorker") una topografía personal de los lugares históricos y mitológicos menos transitados de la ciudad.

Nueva York no sorprende al visitante, porque ha visto la ciudad en tantas películas que tiene la sensación de moverse por un decorado de cine. Por ello, Fernando Bellver, que sostiene que leemos leemos todo el rato imágenes ya vistas, ha recreado irónicamente algunas de las escenas cinematográficas que están en la memoria colectiva, incorporando también varios de los highlights que la mayor parte de los lectores busca reconocer en su dibujo.

Junto a esa gramática turística, otro Nueva York es el que asoma en estas páginas: lugares singulares que quedaron marcados por personas y acontecimientos, desde la época de New Amsterdam a los últimos cambios en la fisonomía de la ciudad. El dispensario donde atendieron a Edgar Allan Poe, los laboratorios Bell donde se gestó el cine sonoro, cruzados en el dibujo todavía por los trenes de la antigua High Line, la lucha victoriosa del Clark's para oponer sus huevos Benedict a los rascacielos de la Tercera Avenida... todo ello fundido con el bullicio del Nueva York actual, dibujado y escrito en algún bar del Soho o en los últimos vagones de la tarde en la curva infinita de la Línea 7 al llegar a Queens.

La estación del año elegida para este Diario de Nueva York es la más característica para los habitantes de la ciudad, y que casi todos los visitantes ocasionales desconocen: los días nítidos y las largas noches del otoño-invierno. Después de tantas imágenes y noticias sobre la ciudad, no era posible una expedición heroica, sino una crónica cotidiana y compartida con amigos y conocidos varios, artistas incluidos, apostados al paso de los dos protagonistas y cuya interferencia es parte insoslayable de este Diario de Nueva York.

La exposición está comisariada por Alfredo Mateos Paramio.

 

Más información:

Los diarios de viaje de Fernando Bellver.
Obra Gráfica de Fernando Bellver.

 


Diario de Nueva York

Organizan y coordinan:


Colabora: