35° 59' 50 N | 26° 26' 8 E

Actividades anteriores

Nuevas Culturas Urbanas | Japón, otoño de 2009

 
Acceso al mapa interactivo

búsqueda

Newsletter

Email

 

Diario de Tokio | 東京日記

Fernando Bellver

Entre el 20 de octubre de 2009 y el 13 de enero de 2010, la Sala de Exposiciones del Instituto Cervantes de Tokio acogió la exposición de los dibujos y anotaciones realizados por Fernando Bellver durante ese mismo otoño en la capital de Japón.

Fernando Bellver (Madrid, 1954, Premio Nacional de Arte Gráfico 2008) acudió a Tokio para participar en un proyecto comisariado por Alfredo Mateos Paramio, consistente en realizar un diario partiendo de algunas de las 100 Vistas de Tokio grabadas por Hiroshige en el s. XIX, reinterpretadas a partir de su experiencia como dibujante viajero y experto grabador. Durante su estancia en esta ciudad, entre el 27 de septiembre y el 14 de octubre de 2009, Bellever realizó un fresco de la acumulación de tiempos y existencias distintas que constituye la ciudad de Tokio, internándose por los jardines contemporáneos de Kamiyacho o las callejuelas de talleres tradicionales de Nippori, acudiendo a los entrenamientos de sumo o al desfile de adolescentes disfrazados de personajes de manga en Harajuku. Un Tokio de múltiples facetas al que el autor de Equipaje de mano retrató del natural, sin énfasis, con la leve ironía que caracteriza sus trabajos.

La exposición, compuesta por paneles de poripan que reproducían a gran escala y con vívida precisión el trazo del rotulador, junto con el diario original, se inauguró tan sólo 6 días más tarde de haber entregado el cuaderno para que fuera digitalizado y procesado. Aquel 20 de octubre se abrió la exposición al público con la performance del percusionista neoyorkino Melvin Burrus y el percusionista japonés Yume (Album del Instituto Cervantes de Tokio). 

Se editó asimismo un catálogo en japonés y español del cuaderno completo, cuya versión virtual incluye además un mapa interactivo de los lugares recogidos por Fernando Bellver, vídeos de sus recorridos por Tokio y ejemplos de su obra gráfica:

 

 

Más documentación sobre el proyecto Diario de Tokio de Fernando Bellver:

Los diarios de viaje de Fernando Bellver.
Los diarios de viaje en la tradición cultural japonesa.
El new pop japonés y el post pop de Fernando Bellver.
Fernando Bellver. Un artista del viaje.

Los diarios de viaje de Fernando Bellver

Frente a la "memoria de la mirada" preconizada por Oskar Kokoschka, algunos dibujantes y pintores —Durero, Delacroix, Gaugin entre otros— han sentido además la necesidad de superponer representación y presencia, simultaneando en sus diarios de viaje el apunte del natural y la reflexión. Fernando Bellver, quien todos los años parte de viaje con un libro en blanco, explica aquí esa labor de manera intrascendente, como corresponde a un artista de las apariencias:

 

 

Este vídeo es un extracto fragmentario, a la manera de un trailer, del
documental que dirigió Chema Rodríguez con el título
El Color de la Tierra, producido en 2001 por New Atlantis y Mediapark con la colaboración de TVE.

Los diarios de viaje en la tradición cultural japonesa

Donald Keene, uno de los principales trasvasadores de la cultura japonesa al inglés, indicaba en su clásica antología de diarios japoneses que probablemente en ninguna otra cultura el diario adquirió un estatus de género literario comparable en importancia a las novelas, ensayos, la poesía o el teatro. El primer diario conservado, el Diario de Tosa, atribuido a Ki no Tsurayuki en el año 935, constituye al mismo tiempo el primer diario de viaje japonés y un relato literariamente elaborado. Algunos de los diarios de viaje que entremezclan haikus, como las Sendas de Oku, de Basho, son consideradas obras de alcance universal. Diario de Tosa También varias de las colecciones de ukiyoe o “pinturas del mundo flotante” realizadas por pintores - grabadores como Hokusai o Hiroshige, como las 100 Vistas del Monte Fuji o la ruta hacia Osaka, el Tokaido, constituyen auténticos diarios colectivos sobre el paisaje urbano y rural que rodeaba a estos artistas.

Este Diario de Tokio de Fernando Bellver tiene que ver particularmente con esas estampas japonesas a las que este grabador admira desde hace años, y que ya recreó en su serie Geishas. Parte de sus pasos por la ciudad ha transcurrido buscando los emplazamientos actuales de varias de las 100 vistas de Edo, la serie de paisajes urbanos de Tokio que Hiroshige realizó a mediados del siglo XIX, con el fin de superponer también en su diario las imágenes antiguas y modernas de la ciudad.

El new pop japonés y el post pop de Fernando Bellver

Pero es el Japón más contemporáneo, y el más cotidiano, el que tiene protagonismo en estas páginas garabateadas por Fernando Bellver en Tokio. La apertura sin prejuicios de la cultura japonesa a todas las referencias imaginarias se ha incrementado desde el movimiento New pop desde principios de los años 90, y enlaza con la ruptura de límites que impulsaron el Surrealismo y el Pop en el arte del s. XX. Fernando Bellver. Serie Geishas. Le Journal. 1997 Fernando Bellver adopta, en todo caso, una actitud personal que el crítico Fernando Huici ha sabido reconocer: “Bellver ha optado por un lenguaje con ciertas reminiscencias post pop, en el que la formulación visual y conceptual del comic y su textura tradicional le permiten un muy peculiar diálogo entre diversos procedimientos técnicos de grafismo, color, así como dar un asiento preciso a un peculiar universo de tipos y situaciones míticas [...], en el que lo irónico no proviene ya tanto de un expresionismo caricaturesco como de un hábil cortocircuito entre elementos figurativos”.

De esos cortocircuitos es de lo que trata este viaje y este Diario de Tokio. Cortocircuitos entre el pasado y el ahora sin hacer, entre mirada personal y fábula compartida, entre dos idiomas y dos culturas separadas por códigos diversos, y sin embargo con el potencial suficiente para que la mirada de Fernando Bellver establezca una conexión súbita que provoca, como quien no quiere la cosa, un satori normal y corriente, un calambrazo de frescura en todos los ojos, se hayan abierto en Tokio o se estén cerrando a esa hora en Madrid.

Un artista del viaje

Fernando Bellver, "artista contemporáneo vivo", como él se define con humor, es consciente de que piensa con palabras prestadas, que mira con formas aprendidas, y que, al contrario de Edipo o del consejo evangélico, no le cabe la posibilidad de arrancarse los ojos para mirar de nuevo. Pero acepta esa herencia y la refresca combinándola con ironía y —en sus diarios de viaje especialmente— con la simple incertidumbre de estar al borde de su tiempo y de las cosas.

La obra de Fernando Bellver resulta de difícil clasificación. A propósito de su exposición Cartografías, autorretratos y otras mentiras, el crítico Guillermo Solana señalaba que “Fernando Bellver parece un caso de personalidad múltiple. Brillante ilustrador de la movida madrileña, virtuoso del dibujo y del grabado, explorador de África, voraz coleccionista de imágenes, Bellver ha querido ser (como el viejo Picabia) un artista sin estilo, un transformista.”. Hotel Golden Tulip. Amsterdam Sus obras difieren a lo largo de los años en técnicas y motivos, porque su autor huye de formas ya exploradas y cambia de estilo y soporte en cuanto tiene ocasión. Esa búsqueda en fuga se ha traducido, de manera paradójica, en la representación constante del viaje. Eso sí, con una mirada contemporánea que hace sitio a los hoteles y bártulos cotidianos del transeúnte, y que, al modo del mejor pop art, pone en tela de juicio —con leve ironía, sin alarde— las imágenes que el viajero occidental carga en su retina.

Son numerosas las series de Fernando Bellver a propósito del viaje contemporáneo donde expone ese puzzle de iconos y souvenirs, sin crítica moral, con elegante y divertida transparencia: Postales (1982-83), Continentes (1988-89), Libro de Egipto (1990-91), Los apuntes del viajero (1992-93), Hoteles (1994-95), Skylines (1998-99) y los proyectos monográficos dedicados a Madrid (1999) y a La Habana (2000).

Parte de la obra gráfica de Fernando Bellver puede ser contemplada aquí.

 


Diario de Tokio | 東京日記

Este proyecto ha recibido en 2009 el apoyo de la Dirección General de Política e Industrias Culturales del Ministerio de Cultura.

 

Organizan y coordinan:



Con la colaboración en España de: